Viaje a Japón VIII: Tokyo

Después de nuestra estancia en Kawaguchiko y la inolvidable ascensión al Monte Fuji, nos pusimos en marcha hacía la última parada de nuestro viaje a Japón: la capital Tokio. A pesar de que también hicimos excursiones a zonas cercanas, estuvimos un total de 7 días que aunque puede parece mucho, creedme: es realmente poco para la cantidad de cosas que hay por hacer, ver y disfrutar en la capital nipona.

Esta última semana en Japón estuvimos alojados en el hotel Bluewave Inn Via Inn del barrio de Asakusa muy muy cerca de el templo de Senso-ji. La verdad es que el hotel es muy recomendable, no es muy caro (¥7350 ~ 53€ por noche) y todos los equipamientos están muy bien, además de quedar cerca de la parada de metro y tener algunas atracciones que se pueden visitar caminando, como el propio templo de Senso-ji y el Tokyo Skytree.

Para movernos por Tokyo, utilizamos básicamente la red de metro y los tickets Tokyo Metro 1-Day Open Ticket, que te permiten subir y bajar tantas veces como quieras, así que siempre buscábamos la parada mas cercana a donde queríamos ir y a partir de ahi caminando bajo el calor aplastante que hace en Agosto en Japón.

Nuestro primer día en la ciudad, como acabábamos de llegar del monte Fuji nos dedicamos a dar un paseo tranquilo por los alrededores del hotel no sin antes disfrutar de un buen bol de ramen y sus correspondientes gyozas para acompañar en un típico restaurante de barrio. El paseo nos llevo al templo de Senso-ji donde cogimos un Omikuji (una papelito con una fortuna que se saca de un cajoncillo despues de sacar un palillo de un bote) y como nos salió mala, pues la dejamos alli atada, como manda la tradición. También bicheamos por los puestos de la calle Nakamise Dori y subimos caminando por la orilla del rio Sumida para disfrutar de la vistas del Tokyo Skytree. Una tarde bastante light, ya que al día siguiente haríamos nuestro ultimo day trip en Japón.

Como salio mala, hay que dejarla alli.

Senso-ji

Tokyo Skytree

Nikkō

Como aun nos quedaba un día de Japan Rail Pass, decidimos aprovecharlo para hacer una excursion a Nikkō, que esta a 140km de Tokyo y en Shinkansen se hace cualquier trayecto mucho mejor. Para llegar hasta allí, primero un metro hasta la estación de Ueno y desde alli un Shinkansen hasta Utsunomiya (50 min.) donde cambiamos a los trenes en plan vintage que van hasta Nikko (45 min. mas).

Una vez en Nikkō hay unos autobuses lanzadera que te llevan hasta el conjunto de santuarios y templos, que es lo que realmente la gente va a visitar. Nosotros decidimos ir andando, así también veíamos un poco la ciudad, que mas bien tenia pinta de pequeño pueblo y con un poco de suerte encontrábamos algún sitio donde comer después del turisteo.

A estas alturas ya estabámos un poco saturados de templos y santuarios, pero realmente los de Nikko merecen la pena. Están rodeados de bosque y como estaba el dia un poco lluvioso me recordo mucho a las películas de Hayao Miyazaki, parecia que en cualquier momento iba a aparecerse Totoro entre los hileras de faroles. Despues de visitar todo el recinto de los templos, fuimos a comer a Hippari dako, un pequeño local donde hacen un pollo yakitori espectacular que esta de camino a la estación de tren.

Una de las sorpresas del dia fue a la vuelta a Tokyo ya que mientras cambinabamos desde la estacion de Ueno a Asakusa nos encontramos un pequeño festival en un pequeño templo que habia en una calle lateral, y que resulto ser una experiencia genial. Alli estuvimos comiendo yakisoba y edamame de los puestecillos y bebiendo cerveza mientras veiamos como cantaban en el karakoke. Todo muy entrañable.JR

Nikko

Nikko

Nikko

Hippari dako

Shinkansen

Pequeño festival en un templo

Yakitori

Senso-ji

Los siguientes dias en Tokyo los dedicamos para explorar las diferentes partes de la ciudad: Harajuku y sus centros comerciales, el templo de Meiji jingu y el parke de Yoyogi-koen.

Shibuya y la estatua de Hachiko, los rascacielos de Shinju-ku, el mercado de pescado de Tsukiji, la isla de Odaiba y el Gundam a tamaño real, el palacio imperial de Kōkyo. Perderse por los barrios de Ginza y Akihabara o el afluente Roppongi.

Es imposible poner una lista de todas las cosas espectaculares que hay en Tokyo y que vale la pena visitar. Solo pasar por sus calles llenas de luces ya vale la pena. Comer un bol de ramen en la barra en un tipico bar de esos que se te ven las piernas por debajo de la cortinilla o un pequeño restaurante que solo sirven Gyoza en Jimbocho desde 1955 (Suito Pozu). Cruzar el paso diagonal de Shibuya como en Lost in Transaltion. Practicamente nada en esta ciudad tiene desperdicio, da igual si vas 2 dias o un mes, para un visitante siempre va a ser impresionante. En general, tanto Tokyo como Japón en general es uno de esos destinos que cuando estas en el avion volviendo a casa vas pensando: volveré.

Shibuya

Streamer Coffee Company

Dogenzaka

Shibuya

Shibuya

DSC00496

Tokyo

Rice & curry

Maguro kiri bōchō

Gundam

Shinkansen

Godzilla

Tokyo Tower

Más del viaje a Japón:

Seguir leyendo

Viaje a Japón VII: Kawaguchi-ko y Monte Fuji.

Nozomi Tokyo

Volvía a empezar el día lluvioso en Osaka mientras nos subíamos tempranito al Shinkansen Nozomi dirección a Tokyo. Este era el tercero de los 7 trenes que teníamos que tomar a lo largo del día para llegar al Fuji-san, en concreto al pueblo de Fujikawaguchiko. Primero en metro desde Ōsakatemmangū (donde teníamos el hotel) a la estación de Osaka, después un tren hasta Shin-Osaka, después el susodicho Shinkansen hasta Tokyo, metro hasta Shinjuku, de ahí un tren de la Chuo Line hasta Otsuki, y por último el Fujikyu Railway Line hasta Fujikawaguchiko.

Seguramente podríamos haber llegado sin dar tantas vueltas con un autobús, pero queríamos aprovechar que me gusta mucho viajar en tren y que teníamos el JR Rail Pass para disfrutar un poco de los ferrocarriles japoneses. Eso, si hay que tener en cuenta que el último tren de la Fujikyu Railway Line que se coge en Otsuki no entra con el JR Pass y tendréis que pagar 1,140 Yens, este tren con ventanas panorámicas supera un desnivel de 500 lentamente entre las montañas y si tenéis suerte podréis ver el Fuji. En nuestro caso, como estaba nublado no vimos nada. 🙁

Seguir leyendo

Un día en Rupit

Rupit

Rupit i Pruit es un pequeño pueblo situado en la comarca de Osona, situado en la cinglera del Collsacabra lo cual le dota de un interesante entorno natural al ya de por si encanto medieval que tiene.

El pueblo es muy pequeño, apenas tiene 360 habitantes pero sus callejuelas empedradas con casas antiguas de los siglos XVI y XVII y plazas e iglesias donde parece que se ha detenido el tiempo si no fuera por las hordas de turistas que visitan el municipio cada año. Realmente, el lugar tiene su atractivo, está muy bien conservado y es bonito pero nada más llegar, tiene un enorme parking en la entrada del pueblo (2€ por aparcar el tiempo que se quiera) y desde ahí, accedes al pueblo a pie lo que da la sensación de estar más en un parque de atracciones que otra cosa. Por eso se le conoce como la meca del dominguismo en Catalunya.

Seguir leyendo

Lugares: Kibuka (Barcelona)

101/366 Sushi!

Kibuka es un restaurante Japonés de Barcelona, ubicando en pleno centro de Gracia (en la calle Goya, 9 o en la calle Verdi, 64) que además de la la cocina tradicional japonesa incorpora toques de cocina tropical. La verdad es que tanto los clásicos como la Yakisoba, Gyozas, sopas, tempuras y demás lo más destacado son la gran variedad y deliciosos makis, sushis, nigris y uramakis que tienen, toda un desafío enfrentarse a la carta de este estupendo restaurante.

Para nosotros los imprescindibles son:

  • Spicy Atún Uramaki: Un uramaki de atún picante, cangrejo natural, aguacate y cebolla confitada.
  • Hot Philadelphia Roll: Un rollo de aguacate, salmón y queso Philadelphia rebozado en tempura.
  • Torii no karage: Pollo frito con mayo, buenísimo!
  • Gyozas (últimamente no estan tan buenas): Las clásicas empanadillas de carne o vegetales.
  • Yakisoba: Fideos con vegetales y carne.

Los locales no son muy grandes, sobre todo el de Goya es como entrar a un frondoso bosque de mesas y sillas bien apretadicas, pero realmente vale la pena, al final acabas con la mesa llena de cosas deliciosas y no te importa si tienes a los de al lado a 30 cm. y no tienes sitio para dejar el teléfono encima de la mesa, lo guardas en el bolsillo y disfrutas de la experiencia.

Pues eso, que si os gusta la gastronomía japonesa y aun no habéis probado Kibuka, no sé a que estáis esperando! Y si os da pereza siempre podéis pedirlo, que tienen servicio a domicilio en Fast Kibuka.

Kibuka Goya
Carrer de Goya, 9
08012 Barcelona
Kibuka Verdi
Carrer Verdi, 64
08012 Barcelona
Fast Kibuka
C/ Torrent de l’Olla, 23
08012 Barcelona

http://www.kibuka.com/

198/365 Spicy Tonyina Uramaki

101:366

115/366 Kibuka

Seguir leyendo

Viaje a Japón VI: Osaka, Okayama y Kobe

Después de nuestras aventuras por Hiroshima, volvimos a la isla de Honshu, a Osaka, la tercera ciudad más grande de Japón. Para ello, nos subimos como ya estábamos acostumbrados al Shinkansen, gracias a nuestro JR Pass pero esta vez con un poco más de emoción ya que nos subimos en unos de los trenes Nozomi, que no entran con el precio del billete, por lo que nos pensábamos que al venir el revisor nos iban a echar del tren o lo que es peor, pagar por el viaje… glups! Dentro de la metedura de pata, todo se resolvió bien, porque en la primera parada que pudimos (Himeji) nos bajamos y esperamos que viniera alguno de los trenes Hikari, Sakura o Kodama que si estaban permitidos con el pass.

Osaka

Osaka!

Seguir leyendo

Viaje a Japón V: Miyajima

Como ya comenté en la anterior entrega del viaje a Japón, durante la estancia en Hiroshima dedicamos un día a visitar la isla de Miyajima. La isla se encuentra a 50km de Hiroshima, pero la conexión es muy buena e incluso si tienes el JR-Pass no tienes que pagar el ticket del ferry que te lleva a la isla, ya que está incluido en el precio del abono. Para llegar, tan sólo tenéis que coger un tren que pare en Miyajimaguchi desde la estación central de Hiroshima (JR line) y cuando os bajéis justo delante de la estación encontrareis el ferry que lleva a la isla, no tiene pérdida!

Miyajima

Isla de Miyajima

Seguir leyendo

Planes viajeros 2014

Empieza un nuevo año y con él nuevos objetivos viajeros. Con esto de emanciparse seguramente sea más difícil poner un pie fuera de casa por temas económicos, pero eso no me quita la esperanza de hacer kilómetros y visitar lugares increíbles como vengo haciendo desde 2007, cuando me subí por primera vez en un avión rumbo a Bergen.

Pues bien, como uno de los propósitos de año nuevo es que quiero viajar más, vamos a pedir a lo grande. Estos son los destinos que me gustaría pisar este año:

Islandia

Ya estaba en la lista y después de ver The Secret Life of Walter Mitty, aun más.

Stars over Iceland

Filipinas

También se barajó el año pasado y la catástrofe del tifón Haiyan no me ha hecho cambiar de opinión. Supondría volver a Asia por 5º año consecutivo, pero creo que Filipinas lo merece.

Marruecos

Tan cerca y a la vez tan lejos, una pena que no tengamos la misma conexión que con el norte de Europa, tiene que ser toda una experiencia, y además sería mi primera visita al continente africano.

Place Jemaa el-Fna - Marrakech - Morocco - Maroc - Maroko - Μαρόκο - Fas - Marruecos - Marokko - Марокко - Night - Nuit - Photo Image Photography

Turquía

Tenía muchas ganas de ir, y los conflictos de los últimos años me han ido tirando para atrás, pero sigo soñando con pasear por el gran bazar y las mezquitas de Estambul.

Bélgica

Porque es de los pocos destinos con gran cultura cervecil de Europa que me faltan por visitar además de que las ciudades con ese aspecto medieval como Brujas o Gante siempre me han han atraído. Plus: chocolate.

Perú

Las ruinas Incas, los paisajes naturales, los Andes, la no barrera del idioma, no haber visitado América del Sur, la gastronomía, las culturas indígenas. Razones más que suficientes.

Machu Picchu, Peru

Sé que ni mucho menos voy a poder ir a todos, y que lo más duro será cuando tenga que elegir y dejar alguno de estos países en la cartera para años venideros, pero como espero no perder nunca la ilusión de viajar tampoco me preocupo, ya llegará.

Y si tampoco puedo subirme a un avión o montarme en un tren para poner tierra de por medio a la rutina, siempre me quedarán las montañas. 😀

Para acabar, un poco de inspiración viajera: Let’s Travel Somewhere

Las fotos de este post pertencen a claudiaregina_cc, xavier33300 y pedrosz

Seguir leyendo