Lugares: Milch und Zucker (Terrassa)

El Milch und Zucker es una cafetería que abrió en Terrassa allá por finales de 2009, cuando aún no se veían muchas cafeterías con una decoración un tanto retro, con mesas y sillas todas diferentes y ese toque bohemio que tan fácil es encontrar en otras ciudades europeas y que últimamente se ha puesto tanto de moda, lo que conocemos como cafeterías de “modernos”.

Milch and Zucker
Cafe at Milch and Zucker

Pues bien, aunque la descubrí cuando ya llevaba algún tiempo abierta, rápidamente se convirtió en uno de mis lugares favoritos del centro de Terrassa. El café estaba riquísimo, los croissants, pasteles y bocadillos para chuparse los dedos y además de ser un sitio bonito, el trato era buenísimo, por lo que todo era perfecto. Incluso era (y creo que sigue siendo) el único lugar del Vallés donde tomarse un Pretzel calentito con tu cerveza como si estuvieras en el centro de Munich.

Todo eso, junto a que estaba cerca de mi trabajo y a que el ambiente era más silencioso y relajado que otras cafeterías donde hay mucho ruido y ajetreo por lo que si podía elegir, prefería el Milch & Zucker antes que cualquier otra cafetería del centro.

Milch and Zucker
Milch and Zucker

Todo lo bueno que pueda decir de este rincón de Terrassa, no acaba aquí sino que además, en verano se puede disfrutar de una pequeña terraza, y refrescarse con los tés, batidos y bermouths que hacen cuando el calor aprieta. En definitiva, una algo más que una clásica cafetería, con la decoración cuidada y servicio buenísimo igual que todo lo que sirven.

Quizá las únicas pegas sean que a según que horas es difícil encontrar una mesa libre y que el precio sea un pelín más alto que otros locales de la zona (nada exagerado, igual hablamos de 5 céntimos más caro un café con leche) que se compensa de sobra con los puntos buenos del local.

Así que si adoráis el café y pasáis por Terrassa yo os diría que no os perdierais el Milch & Zucker

MILCH & ZUCKER
Carrer Joan Coromines, 9
08221 Terrassa
Barcelona
Cafè
Milch und Zucker
Seguir leyendo

Viaje a Japón II: Arashiyama

Durante los días que estuvimos en Kyoto, uno de ellos lo dedicamos a visitar el distrito de Arashiyama, que se encuentra a las faldas de la montaña del mismo nombre que se encuentra a unos 10 kilómetros al oeste de Kyoto.

Para llegar allí tan solo hay que coger uno de los trenes de la línea Sagano y bajarse en la estación de Saga Arashiyama, donde después de un bonito paseo de uno 15 minutos por las calles de este distrito de casas unifamiliares al más puro estilo Doreaemon.

Esta zona da para pasar una buena mañana alejados un poco del centro de la ciudad de Kyoto, aunque no entendáis por esto alejados del bullicio ya que en general en Kyoto no encontramos muchas aglomeraciones de gente excepto quizá la excursión a Nara.

Temple & trees
Garden

Nosotros visitamos el templo de Tenryū-ji, que es muy grande y muy chulo, además tiene alrededor bastantes rinconcitos y santuarios más pequeños. Lo más destacado del templo es el jardín zen del siglo XIV. Muy cerca del templo está el bosque de bambú, que es muy espectacular aunque se nota bastante que está podo preparado en plan turístico, me hubiera gustado más que fuera un bosque natural realmente, pero igualmente disfruté de la tranquilidad del paseito entre las cañas de bambú y del “fresquito” que daba su sombra (menos insoportable, pero hacía calor igualmente).

A la salida del bosque, y por las lomas de la montaña de Arashiyama hay multitud de templos, que creo que sería imposible visitar todos, además de que hay que pagar por entrar a cada uno de ellos con lo que tendrías que dejarte una buena parte del presupuesto en las entradas.  🙁

Por la zona también se encuentra el puente de Togetsukyō  y una especie de zoo de monos llamado Monkey Park, sitios a los que no pudimos acercarnos ya que a la hora de comer nos volvimos a Kyoto a seguir explorando templos, como el de Nanzen-ji.

bosque de bambú
Bamboo forest
Bamboo forest
bosque de bambú
Train
Seguir leyendo

Lugares: Monmouth Coffee (Londres)

Antes de ir de viaje a algún sitio tengo la manía de buscar por Internet un par de cosas: el mejor café y la mejor hamburguesa del lugar (excepto en Japón, que lo que buscamos fue la mejor gyoza :P) así pues, el pasado Octubre cuando hicimos una escapada a a Londres para el puente de Noviembre pues procuramos llevar apuntados algunos sitios donde probar un buen café en la capital del té por excelencia.

Lo curioso de la cafetería Monmouth que os recomiendo hoy es que llegamos a ella, tomamos café y nos fuimos sin percatarnos de que era una de esas que llevábamos apuntadas en la lista. Llegamos a ella por casualidad al pasar por el Borough Market (esta ahí al ladito) justo a la hora del desayuno. Desde el mercado vimos el local, sin puertas, totalmente abierto y con una legión de camareros haciendo café.

Monmouth

Monmouth Coffe de Borough market, con toda la cola delante.

El local me encanta, con el techo alto, con mucha madera tipo granja-rústica y con una gran mesa común en el centro. La decoración también es estupenda y el trato que nos dieron perfecto. Lo único que se puede “reprochar” es el precio: expresso £1.35, latte £2.35 (pero ya sabemos que estamos en Londres y que no hay nada barato) y que siempre está lleno de gente. Dejando de lado esos pequeños detalles me parece una cafetería estupenda, donde hacen un café muy rico, para mí (de momento) el mejor que he tomado en Londres.

Coffee Monmouth

Dos cafés con leche, la mar de ricos.

Después de nuestra inesperada y gratificante visita, vimos que Monmouth tiene varios locales: el que estuvimos en Borough Market, el original de Covent Garden y uno nuevo en Bermondsey, a ver si en mi próxima visita a la city puedo pasarme por la de Covent Garden.

Coffee Monmouth

La gran mesa.

Si queréis más información de esta cafetería podéis entrar a su web http://www.monmouthcoffee.co.uk/ o leer las estupendas opiniones que dejan sus clientes en Foursquare.

Si vais a Londres y sois amantes del café no os lo perdáis!

MONMOUTH COFFEE
THE BOROUGH
2 Park Street
The Borough
London SE1 9AB
Seguir leyendo

Colonia abandonada de Can Bros (Martorell)

Can Bros es una colonia industrial que se dedicaba al sector textil en el siglo XIX a las afueras de Martorell, justo donde pasa ahora la autovía A2 por esta localidad del Baix Llobregat.

La colonia se estableció en 1852 y contó con hasta 700 habitantes, una población más que significante y ya que se encontraba un poco lejos del centro de Martorell en 1897 se construyó una iglesia de estilo neogótico, que es quizá uno de los edificios mas representativos del conjunto junto a las grandes naves de la fábrica.

El cierre de la fábrica se produjo en 1967, lo que entiendo que provocó que las familias que allí vivían fueran abandonando la colonia hasta quedar totalmente desierta como se encuentra actualmente. Allá por 2004, cuando empezaba a interesarme por la fotografía, me enteré de la existencia de este lugar y decidimos ir a visitarla para hacer algunas fotos.

La colonia se encuentra cerrada y vallada con advertencias de que se trata de una propiedad privada. Sin embargo, como sólo pretendíamos hacer unas fotos, entramos al interior de la colonia colándonos por uno de los campos de alrededor (no está bien hacerlo, pero en aquel momento no quisimos volvernos sin haberlo visto).

A pesar del estado de abandono, uno se puede hacer una idea de como era la vida por allí cuando la colonia funcionaba, con las casas de los trabajadores y sus familiares alrededor de las grandes naves, la iglesia y demás edificios. Todo tiene un aspecto tétrico y da para hacer buenas fotos (lástima que estuviera empezando) y resulta una experiencia muy interesante.

A continuación os dejo algunas de fotos que pude hacer en la colonia abandonada de Can Bros.

Fuente de los datos: Pobles de Catalunya

Can Bros
Can Bros
Iglesia Can Bros
Can Bros
Can Bros
Can Bros
Can Bros
Can Bros
Iglesia Can Bros

Todas las fotos en flickr

Seguir leyendo

Viaje a Gales

Valley panorama - Brecon Beacons

Gales (Wales – Cymru), una de esas naciones que forman parte de del Reino Unido que nunca te planteas visitar hasta que se van al traste los planes de visitar Bélgica durante las vacaciones de semana santa y cuando crees que te quedarás en casa encuentras un vuelo de ida y vuelta a Cardiff (tacatacatá, buscar que ciudad es esta en la Wikipedia) por 100 euritos desde el aeropuerto del prat y te das cuenta haciendo una pequeña búsqueda que el destino resulta ser espectacular.

Y allí nos plantamos, en el lado oeste de la isla de Gran Bretaña, a disfrutar de Cardiff y sus arcades llenas de tiendas curiosas, cafés awesómicos ( Barker Coffee ) y bookshops de segunda mano de esas para estarse horas y horas (Troutmark Bookshop). También había castillos, mercados donde por £2 te podías comer cuatro welsh cakes y pubs para tomarte una buena cerveza y comer pies, estofados o unas buenas jacked potatoes y combatir el fresco y la lluvia típicas de la zona.

Cardiff Arcades

Arcades de Cardiff

Bookshop

Troutmark Bookshop de Cardiff

97/366 Bute Park, Cardiff

Bute park

Bute Park

Bute park

Cardiff Market

Mercado central de Cardiff

Fruits

Puesto de fruta en el mercadode Cardiff

Welsh cakes

Welsh cakes (pastelitos galeses)

Coffeeshop

Barker Coffee

Cawl

Cawl, estofado de cordero galés

Además de la ciudad Cardiff, estuvimos por la costa sur de de Gales y visitamos la espectacular Three Cliffs Bay y el castillo de Pennard que están muy cerquita en la península de Gower, un poco más allá de la ciudad de Swansea. Por la misma zona también estuvimos en la enorme bahía de Rhossili, caminando por los acantilados que llevan al Worm’s head, una especie de islote muy curioso al que se puede acceder caminando por el fondo del mar cuando la marea está baja y que se queda aislado cuando ésta sube (incluso unos turistas se quedaron atrapados mientras estábamos allí y tuvieron que rescatarlos con una barca).

Lejos de la costa estuvimos en el castillo de Caerphilly mientras íbamos de camino al parque nacional de Brecon Beacons, un lugar precioso (que me recordaba mucho al viaje a las highlands escocesas que hice el año anterior) donde incluso subimos a la montaña de Pen y Fan (de 886 metros), vaya frío que pasamos allí en medio de la niebla…

En definitiva, que tengo un muy buen recuerdo del viaje a Gales, me encantó tanto sus paisajes (especialmente estos) como las ciudades y pueblos que visitamos, aunque nos faltó tiempo para ir al parque natural de Snowdonia o Pembrokeshire, pero como siempre digo, no deja de ser una excusa para volver 😉

98/366 Three Cliffs Bay

Three Cliffs Bay

Welsh sheeps

Ovejitas galesas en Rhossili

Rhossili Bay

Bahía de Rhossili

Worm's head

Worm’s head

Horizon

Acantilados en la bahía de Rhossili

Caerphilly, Wales

Castillo de Caerphilly

99/366 Welsh mountains - Brecon Beacons

Montañas de Brecon Beacons

Valley - Brecon Beacons

Brecon Beacons

Rain

La lluvia, clíma tipico de Gales

100/366 Flying sunset

Puesta de sol en el viaje de vuelta

Consejos de alojamiento en Cardiff: Para alojarnos estuvimos en los hostales Riverhouse Backpackers y NosDa Hostel & Bar, los dos muy buenos, acogedores, bien equipados y situados y aun precio similar. Aunque hay que destacar el desayuno espectacular del Riverhouse Backpackers: espectacular!

Seguir leyendo

Weekend en Girona

Este año 2012 resulta que los días festivos han coincidido un poco mejor que el pasado en cuanto a poder disfrutar de fines de semana “largos” se refiere y para no desaprovecharlos  el pasado “puente” de la fiesta del 12 de octubre nos fuimos a Girona, una ciudad catalana en la que nunca había estado mas allá del aeropuerto para Ryanairear y que todo el mundo me decía que era preciosa.

Así que después de casi dos horitas de carretera y previo paso por Olot para hacer un recado nos plantamos en pleno centro de Girona, donde nos alojamos en el hostal Equity Point, que estaba muy bien situado y del cual no tenemos ninguna queja después de nuestra estancia teniendo en cuenta que es un hostel y lo que esto conlleva (baños privado pequeño, literas, paredes de papel, grupos de jóvenes fiesteros y clásico desayuno hostel style), pero en tiempos de crisis si quieres alojarte en el centro y a buen precio es lo que hay!

Girona

En cuanto a la ciudad, pues sólo decir que es preciosa. El casco antiguo es espectacular y está muy bien conservado, la catedral es enorme y la escalinata por la que se accede a la entrada principal es espléndida. El Call Jueu (antiguo barrio judío, uno de los mejor conservados de Europa) y sus callejuelas de adoquines lleno de tranquilos rincones o las casas colgadas del río Onyar son otros de los atractivos Girona que no hay que perderse. La ciudad también ofrece algunos paseitos muy apañados a parte de la zona centro, como es el paseo por la muralla y por el parque de la Devesa, que en otoño está precioso con las hojas por el suelo y los colores naranja/amarillo/marrón tan típicos de esta estación del año.

Por lo demás, pasamos un gran fin de semana paseando y haciendo fotos, disfrutando de los colores del otoño y de una ciudad encantadora. Y por si fuera poco, la oferta gastronómica no defraudó. Desde los deliciosos crepes de la Creperie Bretonne Annaick hasta las pizzas de pan de pagès de Le Bistrot y las hamburguesas de La Terra o los famosos Frankfrut König.

Cheesecake
Dessert
Finish
Colmado l'Estuca
Son un alvocat!
Colmado l'Estuca
Colmado l'Estuca
Girona
Girona - Cases de l'Onyar
Autumn
Autumn
Rovell gòtic
Open
Autumn
Closed
Autumn
Besalú
Besalú
Seguir leyendo

Viaje a Japón I: Kyoto

Este verano por fin cumplí uno de mis sueños: hacer un viaje a Japón. Además al tratarse de una cosa totalmente inesperada como que me dió mucha más ilusón y al final ahi estábamos a principios de agosto, con un puñado de Yens, los resguardos para cambiarlos por el Japan Rail Pass y nuestros pasaportes en la mano esperando en el aeropuerto de Roma a que saliera nuestro vuelo con destino a Tokyo – Narita. Doce horas después y bien tempranito por la mañana llegábamos a la capital del imperio del sol naciente y contra todo pronóstico, en lugar de quedarnos en Tokyo, conseguimos nuestros JRPass y nos subimos en el Shikansen rumbo a Kyoto.

Ramen

Cena del primer día en Japón: Ramen en la estación de Kyoto. Nom!

Antes de relatar nuestra estancia en la capital de la región de Kansai os daré un consejo: no viajeis a Japón en Agosto. Así de claro, el país es espectacular y unas vacaciones allí son inolvidables, pero el calor en este mes del verano es sencillamente insoportable, así que si lo podeis evitar, mejor que mejor!

Para empezar recordar, que Japón es un país caro y especialmente en las fechas que nos ha tocado viajar, con la crisis galopante que tenemos aqui en Europa así que en nuestro viaje nada de hoteles de lujo ni restaurantes caros pero sí lugares bueno bonito barato y consejillos para ahorrarse unos yenes.

Sanjō-kai Shotengai

Interior del mercado de Nishiki.

Nada más llegar a la estación central de Kyoto, con una puntualidad que tienen los trenes japoneses, que hasta asusta nos colgamos la mochila y nos pusimos a caminar hacia nuestro primer alojamiento japonés, una especie de apartamento. Se llama Guest House In Kyoto Arklead Gojohorikawa y a pesar que era de los mas baratos que reservamos no fue el peor ni mucho menos. La mar de majo y todo límpisimo, con nuestra cocinita y baño estilo japonés, ademas teníamos la estacion a unos 15 minutitos y el centro de Kyoto aproximadamente a lo mismo, por lo que fue un acierto total!

En total estuvimos en Kyoto 5 días, aunque uno de ellos lo dedicamos a visitar Nara, pero el resto de los días estuvimos en la ciudad, y es que tiene infinidad de cosas por ver, para estar una semana y más allí.

Roof

Tejado de uno de los pavellones del templo de Chion-in

Lo más destacable de Kyoto son sus templos, que hay infinitos (dicen que 1600 :S). Nosotros visitamos unos cuantos, pero si viajas en plan económico tienes que ahorrar en algun lado y que queréis que os diga, prefiero comer a entrar a visitar todos los templos de Kyoto. Evidentemente no te saltas todas las visitas, pero si que seleccionas más dónde pagar la entrada ya que todas rondan los 400-800 Yenes (4-8 €).

Como he dicho los templos y santurarios ya sean budistas o sintoistas los hay a patadas, como el de Kiyomizu-dera, uno de los primeros que visitamos y que quizá por eso me pareció tan espectacular, o el enorme Chion-in (realmente es enorme), el modesto Yasaka-jinja que está escondido en medio del parque de Maruyama-koen. Otros templos destacados son los de Heian-jingū, Nanzen-ji, Kinkaku-ji y Ginkaku-ji (estos dos últimos no los visitamos).

Realmente podrías pasarte días y días visitando todos los templos, pero entre la ruina que supondria y que hay muchas más cosas que ver, al final acabas por escoger los que más te llaman la atención de la guía y el resto los dejas para la próxima visita a Japón. 🙂

Bridge

Puente de entrada a uno de los templos de Kyoto

Geishas

Geishas por las calles de Gion

Pero no todo son templos en Kyoto, y es que también se puede tomar un respiro de tantos santuarios vistando el enorme castillo enmurallado y rodeado por un foso de Nijo-jo, el barrio de Gion con sus callejones de adoquines y casas antiguas donde incluso te puedes cruzar con unas auténticas geishas.

Otro atractivo de Kyoto es el Palacio Imperial, que en realidad solo se puede visitar concertando una visita, pero el parque y los jardines que lo rodean valen la pena. Tampoco hay que olvidar el mercado de Nishiki, donde venden de todo lo que te puedas imaginar y la calle de Ponto-cho, un callejón con restaurantes, que es caro pero por la noche es muy bonito.

Kiyomizu-dera

Espectacular templo de Kiyomizu-dera

Heian-jingū

El templo de Heian-jingū

En general os puedo decir que Kyoto me encantó, una ciudad tranquila, con infinidad de cosas que ver y visitar y todas interesantísimas. Realmente fue un acierto escoger Kyoto como primera toma de contacto con Japón, encontramos que la gente es educadísima, antenta y siempre dispuesta a ayudar, a pesar de la barrera del idioma. Otra cosa a destacar fue la gastronomía: espectacular. El ramen, los fideos (soba y udon), las gyozas, el yakitori, el katsudon, el sushi, los doryakis,… vamos, era imposible acabar el día sin haber probado algo nuevo y riquísimo.

Un gran descubrimiento que hicimos en Kyoto fue la cadena CoCo – Curryhouse que hacian medios platos de arroz con curry y lo que quisieras (queso, pollo, cerdo,…) a un precio muy bueno y la también cadena de hamburgueserías MOS Burguer, que no tiene nada que ver con las hamburguesas que comemos aqui (desde burguer con salsa boloñesa a burguer con fideos o de pollo teriyaki), toda una vuelta de tuerca a las hamburguesas que tenemos aqui y que nos permitió escaparnos un poco de usar los palillos algún dia 😉

Ponto-chō

El callejón de Ponto-chō

Posa!

Japoneses con kimonos tradicionales fotografiandose en Nanzen-ji.

Seguir leyendo

Beers of the World: Thailandia

Una de las cosas que más me gusta cuando viajo a parte de conocer a las gentes de los lugares que visito y disfrutar de sus paisajes y ciudades es probar su gastronomía. Y para hacer esto “the good way”, un buen aficionado a la cerveza debe probar las cervezas locales.

Thailandia como primer destino asiático al que viajaba tenía la impresión que iba a ser algo totalmente distinto a lo que estamos acostumbrados aquí en Europa. Pero lo que encontrés es que ni los Thailandeses son muy cerveceros y que la cerveza que tienen tampoco es algo muy especial.

Chang Beer

Chang Beer, una de las cervezas más bebidas en Thailandia

El tipo predominante es la cerveza lager, de sabor suave, poco gas, muy refrescante y que entra muy bien. Nada de cerevezas tostadas o de trigo como estamos bastante acostumbrados aquí en Europa. En Thailandia incluso se sirve la cerveza en un vaso con hielo, que si bebida de la botella ya está aguada, imaginaos con hielo, es aguachirri total.

Singha Beer

Singha, la cerveza más conocida de Thailandia

La cosa es que a pesar de todo, tampoco hay que quejarse, porque como sabréis en Thailandia hace mucha calor y mucha humedad, y con ese clima tampoco es que apetezca una pinta Guinness, sino más bien un botellín helado de cerveza que puedas beber como si fuera agua, así que en ese aspecto la típica cerveza thailandesa me parece perfecta.

En cuanto a las marcas, la más conocidas son Singha , Chang (elphant piss) y Leo Beer, prefiriendo en mi caso la primera por tener un poco más de sabor, pero que al final acabas consumiendo más de la segunda por precio. También es posible encontrar otras marcas del sud-este asitático como Tiger (Singapur) o San Miguel (Filipinas) y entre todas ellas tampoco es que haya mucha diferencia, por lo que al final vas a acabar pidiendo siempre “local beer” y te va a dar igual la marca que te den, mientras no tengas que pagar una barbaridad por alguna cerveza importada.

Leo Beer

Leo Beer, otra cerveza autóctona de Thailandia

Para acabar, comentar el tema del precio, que comparado con los precios de aqui, pues es bastante barato. Suelen vender la cerveza en botellas grandes, de 650ml, aunque en los restaurantes son más propensos a poner la típica “mediana”. Asi que la cosa puede andar sobre los 20 a 40 Bhat (0,50 – 1 €) por una mediana en un 7-11 hasta los 80 – 100 Bhat (2 – 2,50 €) que puedes pagar por una grande de Chang o una Singha en un pub o en un restaurante.

Ale, ya sabéis que tenéis que beber si viajáis al país de la eterna sonrisa! Un saludo!

Seguir leyendo

Viaje a Escocia (3/3): Highlands & Skye Island

Viaje a Escocia (3/3): Highlands & Skye Island

Bueno, llegamos a la última parte [primerasegunda] del viaje a Escocia, la parte en que realizamos un roadtrip por las Highlands y la Isla de Skye. Esta ruta por la parte norte de Escocia era la guinda del pastel a un viaje espectacular en todos los sentidos.

El road trip empezó con un buen madrugon, para variar, después de una larga noche de drinking games en el hostal y fiesta en Glasgow. Nos pusimos en marcha saliendo por la autopista A82 igual que el día que visitamos Loch Lomond con el valle de Glen Coe en en el punto de mira. Para no perdernos, fuimos siempre siguiendo dirección a Fort William, que era uno de los lugares de paso de nuestra ruta que salía en los carteles de la carretera.

Por el camino, sólo puedes hacer que asombrate, y es que los paisajes de las Highlands son algo espectacular, con sus montañas de picos nevados, llanuras y valles llenos de rios y cascadas, es imposible hacer 50 kilómetros seguidos sin pararte en algun mirador a disfrutar de la naturaleza de Escocia.

Glen Coe

El valle de Glen Coe, sin duda, un regalo para la vista. De Scotland 2010 (flickr)

Pero cuando llegas a Glen Coe, lo único que puedes hacer es quedarte con la boca abierta, o sacar algún oooh de asombro. Qué paisaje, uno de los valles más bonitos que he visto nunca, tan sólo habia visto naturaleza tan espectacular en mis viajes a Noruega, realmente es precioso.

Seguir leyendo