Viaje a Japón VIII: Tokyo

Después de nuestra estancia en Kawaguchiko y la inolvidable ascensión al Monte Fuji, nos pusimos en marcha hacía la última parada de nuestro viaje a Japón: la capital Tokio. A pesar de que también hicimos excursiones a zonas cercanas, estuvimos un total de 7 días que aunque puede parece mucho, creedme: es realmente poco para la cantidad de cosas que hay por hacer, ver y disfrutar en la capital nipona.

Esta última semana en Japón estuvimos alojados en el hotel Bluewave Inn Via Inn del barrio de Asakusa muy muy cerca de el templo de Senso-ji. La verdad es que el hotel es muy recomendable, no es muy caro (¥7350 ~ 53€ por noche) y todos los equipamientos están muy bien, además de quedar cerca de la parada de metro y tener algunas atracciones que se pueden visitar caminando, como el propio templo de Senso-ji y el Tokyo Skytree.

Para movernos por Tokyo, utilizamos básicamente la red de metro y los tickets Tokyo Metro 1-Day Open Ticket, que te permiten subir y bajar tantas veces como quieras, así que siempre buscábamos la parada mas cercana a donde queríamos ir y a partir de ahi caminando bajo el calor aplastante que hace en Agosto en Japón.

Nuestro primer día en la ciudad, como acabábamos de llegar del monte Fuji nos dedicamos a dar un paseo tranquilo por los alrededores del hotel no sin antes disfrutar de un buen bol de ramen y sus correspondientes gyozas para acompañar en un típico restaurante de barrio. El paseo nos llevo al templo de Senso-ji donde cogimos un Omikuji (una papelito con una fortuna que se saca de un cajoncillo despues de sacar un palillo de un bote) y como nos salió mala, pues la dejamos alli atada, como manda la tradición. También bicheamos por los puestos de la calle Nakamise Dori y subimos caminando por la orilla del rio Sumida para disfrutar de la vistas del Tokyo Skytree. Una tarde bastante light, ya que al día siguiente haríamos nuestro ultimo day trip en Japón.

Como salio mala, hay que dejarla alli.

Senso-ji

Tokyo Skytree

Nikkō

Como aun nos quedaba un día de Japan Rail Pass, decidimos aprovecharlo para hacer una excursion a Nikkō, que esta a 140km de Tokyo y en Shinkansen se hace cualquier trayecto mucho mejor. Para llegar hasta allí, primero un metro hasta la estación de Ueno y desde alli un Shinkansen hasta Utsunomiya (50 min.) donde cambiamos a los trenes en plan vintage que van hasta Nikko (45 min. mas).

Una vez en Nikkō hay unos autobuses lanzadera que te llevan hasta el conjunto de santuarios y templos, que es lo que realmente la gente va a visitar. Nosotros decidimos ir andando, así también veíamos un poco la ciudad, que mas bien tenia pinta de pequeño pueblo y con un poco de suerte encontrábamos algún sitio donde comer después del turisteo.

A estas alturas ya estabámos un poco saturados de templos y santuarios, pero realmente los de Nikko merecen la pena. Están rodeados de bosque y como estaba el dia un poco lluvioso me recordo mucho a las películas de Hayao Miyazaki, parecia que en cualquier momento iba a aparecerse Totoro entre los hileras de faroles. Despues de visitar todo el recinto de los templos, fuimos a comer a Hippari dako, un pequeño local donde hacen un pollo yakitori espectacular que esta de camino a la estación de tren.

Una de las sorpresas del dia fue a la vuelta a Tokyo ya que mientras cambinabamos desde la estacion de Ueno a Asakusa nos encontramos un pequeño festival en un pequeño templo que habia en una calle lateral, y que resulto ser una experiencia genial. Alli estuvimos comiendo yakisoba y edamame de los puestecillos y bebiendo cerveza mientras veiamos como cantaban en el karakoke. Todo muy entrañable.JR

Nikko

Nikko

Nikko

Hippari dako

Shinkansen

Pequeño festival en un templo

Yakitori

Senso-ji

Los siguientes dias en Tokyo los dedicamos para explorar las diferentes partes de la ciudad: Harajuku y sus centros comerciales, el templo de Meiji jingu y el parke de Yoyogi-koen.

Shibuya y la estatua de Hachiko, los rascacielos de Shinju-ku, el mercado de pescado de Tsukiji, la isla de Odaiba y el Gundam a tamaño real, el palacio imperial de Kōkyo. Perderse por los barrios de Ginza y Akihabara o el afluente Roppongi.

Es imposible poner una lista de todas las cosas espectaculares que hay en Tokyo y que vale la pena visitar. Solo pasar por sus calles llenas de luces ya vale la pena. Comer un bol de ramen en la barra en un tipico bar de esos que se te ven las piernas por debajo de la cortinilla o un pequeño restaurante que solo sirven Gyoza en Jimbocho desde 1955 (Suito Pozu). Cruzar el paso diagonal de Shibuya como en Lost in Transaltion. Practicamente nada en esta ciudad tiene desperdicio, da igual si vas 2 dias o un mes, para un visitante siempre va a ser impresionante. En general, tanto Tokyo como Japón en general es uno de esos destinos que cuando estas en el avion volviendo a casa vas pensando: volveré.

Shibuya

Streamer Coffee Company

Dogenzaka

Shibuya

Shibuya

DSC00496

Tokyo

Rice & curry

Maguro kiri bōchō

Gundam

Shinkansen

Godzilla

Tokyo Tower

Más del viaje a Japón:

También te puede interesar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.