Viaje a Japón V: Miyajima

Como ya comenté en la anterior entrega del viaje a Japón, durante la estancia en Hiroshima dedicamos un día a visitar la isla de Miyajima. La isla se encuentra a 50km de Hiroshima, pero la conexión es muy buena e incluso si tienes el JR-Pass no tienes que pagar el ticket del ferry que te lleva a la isla, ya que está incluido en el precio del abono. Para llegar, tan sólo tenéis que coger un tren que pare en Miyajimaguchi desde la estación central de Hiroshima (JR line) y cuando os bajéis justo delante de la estación encontrareis el ferry que lleva a la isla, no tiene pérdida!

Miyajima

Isla de Miyajima

Itsukushima y el Torii flotante

Una vez pongáis pie en la isla, vereis que está todo bastante preparado para los turistas. Los mismos ciervos drogados de Nara, tiendecitas aquí y allá con artesanía, productos típicos y otras muchas chorradillas y cosas (incluso tienen la pala de arroz más grande del mundo, el O-Shakushi). En fin, que todo esto está por el camino hacia la atracción más importante de la isla, el santuario de Itsukushima. En realidad, la isla tiene el mismo nombre que el santuario: Itsukushima, pero se conoce más como Miyajima (isla santuario).

He mentido diciendo que la atracción más importante es el santuario, cuando en realidad lo más fotografiado y conocido es el enorme Torii flotante que da la bienvenida al santuario y que al estar en el mar, cuando la marea está alta parece que esté flotando (de ahí lo de flotante, aunque no flote) y cuando baja la marea se puede ir caminando hasta él. Es curioso, como va la gente hasta el torii, arremangados para no mojarse o cuando esta “flotando” que pasan con canoas y kayaks, la verdad es que es realmente curioso.

Floating Torii

Gran Torii flotante

Miyajima

Templo de Itsukushima

Turistas
Itsukushima-jinja torii

Gran Torii flotante de Itsukushima

Itsukushima-jinja

Cuando sube la marea, el templo tambien queda sobre las aguas.

Itsukushima-jinja

Tejado de Itsukushima-jinja

Itsukushima-jinja

Pagoda de 5 plantas en Itsukushima-jinja

Monte Misen y el Mar Interior de Seto

Pero bueno, aunque sea la principal atracción el templo y su torii flotante no es lo único que se puede hacer en Miyajima, y es que gracias a un teleférico o por caminando por la red de senderos que hay es posible subir a la cima del monte Misen, el punto más alto de la isla a 535 metros sobre el nivel del mar.

Desde lo alto del monte Misen, a parte de disfrutar de la compañía de monos y ciervos se puede tener una bonita panorámica del Mar Interior de Seto que separa las islas de HonshuShikoku y Kyushu y que está plagadito de islas pequeñitas como la propia Miyajima, y si el día acompaña podréis disfrutar de unas bonitas vistas.

Como he dicho, para llegar a la cima se puede hacer caminando desde abajo o subiendo en teleférico y completando una pequeña caminada hasta la cima. La verdad es que el bosque por el que transcurren los senderos de la isla es muy bonito y vale la pena pero en Agosto, cuando nosotros visitamos Japón, el calor es insoportable y hacer la ascensión caminando es prácticamente imposible sin morir deshidratado. Por tanto mi recomendación es realizar la subida en teleférico, haciendo la parte final a pie y bajar caminando que se hace de una forma más llevadera y disfrutar de la naturaleza.

Milestone

Sendero de la isla de Miyajima

Inland sea

Mar Interior de Seto

Monte Misen

Vistas desde la cima del Monte Misen

Miyajima!

En la cima del Monte Misen

Momiji Manju y bye bye Hiroshima

De entre las curiosidades varias que había en las paraditas caza-turistas de camino al santuario que ya comenté, entre Hello Kittys, palas de arroz y abanicos destacaba el Momiji Manju, un dulce o golosina tradicional (Manju) hecho de harina, pasta de arroz y alforfón que en esta región tiene forma de hoja de arce (Momji)  y los rellenan de todos los sabores imaginables. Nosotros nos hicimos con alguno relleno de crema de queso y estaba riquísimo, ahí tan blandito!

Disfrutar del Momiji Manju mientras esperábamos el ferry que nos devolvería a Miyajimaguchi fue lo último que hicimos en la estupenda visita a Miyajima. Una vez en tierra firme vuelta a Hiroshima, a volver a llenar las maletas y dar el último paseo por la ciudad y disfrutar del okonomiyaki que al día siguiente teníamos que poner rumbo a Osaka.

Momiji Manju

Momiji Manju

Cambio

Cambio de maquinista. Muy solemne.

Doraemon!

Niño leyendo manga en el tren.

Flowers & plants

Tiendecita de Hiroshima, como las de Doraemon.

Socks

Calcetines freaks.

Okonomi Yaki

Okonomi Yaki. Delicioso.

Bye Hiroshima!

Hiroshima se despide de nosotros con un poco de lluvia.

Más del viaje a Japón:

You may also like

1 comentario

Deja un comentario